Quito

Contenido en esta entrada de la Enciclopedia de Ecuador:

Quito en Ecuador

Oficialmente, San Francisco de Quito. Ciudad y capital de la Rep√ļblica del Ecuador, as√≠ como de la provincia de Pichincha. 2.850 m de altitud media sobre el nivel del mar. 372,39 km2. 2.735.987 habitantes (2019). Gentilicio: quite√Īos. Distrito metropolitano: 4.230,6 km2 y m√°s de 3 millones de habitantes (2019).

Situación
La ciudad de San Francisco de Quito se asienta al sur de la línea ecuatorial, en un estrecho valle de la cordillera andina de la región fisiográfica de la Hoya de Guayllabamba.

Se encuentra al pie de la vertiente oriental del volcán Pichincha, hoy extinto, y a orillas del río Machángara, afluente del Guayllabamba. A pesar de la proximidad de la línea equinoccial, el clima es templado a causa de la altitud.

Población
A principios del siglo XX contaba sólo con 80.000 habitantes, pero la construcción del ferrocarril Quito-Guayaquil impulsó su crecimiento.

Economía
Quito es la segunda ciudad industrial del Ecuador, después de Guayaquil, y el principal centro político, administrativo, cultural y comercial del país.

Sus fábricas textiles (sombreros), plantas procesadoras de alimentos (cervezas, harinas), química (abonos), del cemento, del papel y fábricas de artículos de consumo, así como la manufactura de objetos artísticos de cuero, madera, oro y plata, constituyen las actividades fundamentales en torno a las que gira la vida económica de la ciudad.

Los oleoductos que parten de la provincia de Napo hacia Esmeraldas, y el que comunica Quito con Guayaquil, atraviesan la ciudad, que es también punto de confluencia de la línea férrea Quito-San Lorenzo-Guayaquil y de la carretera Panamericana. Así mismo, posee un aeropuerto internacional.

Urbanismo y cultura
La ciudad conserva su traza de concepción renacentista, es decir, de un urbanismo en damero que, al tener que adaptarse a los accidentes geográficos del lugar, dio resultados de notable belleza.

El centro urbano de Quito, que es la capital más antigua de América del Sur, conserva un aire típicamente hispano a causa de las muchas iglesias, edificios administrativos y casas particulares que han sobrevivido desde la época colonial.

Tranquilas plazuelas, portales de madera labrada, muros con balcones de hierro y corredores con verjas art√≠sticamente forjadas, que dan acceso a patios de aire andaluz, son un rasgo dominante en el paisaje urbano. Este sector fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas para la Educaci√≥n, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en el a√Īo 1978.

Hacia el norte, la ciudad se extiende desde la Alameda hasta Cotocallao, importante n√ļcleo residencial, y hacia el sur se levantan los barrios populares.

La ciudad cuenta, así mismo, con dos universidades, la Central del Ecuador, fundada en 1787, y cuya gestión corresponde al Estado, y la Universidad Pontificia Católica, que abrió sus puertas en 1946, además de una Escuela Nacional Politécnica, que data de 1869, y un observatorio astronómico.

Es sede de un arzobispado de la Iglesia cat√≥lica. Entre los atractivos tur√≠sticos de la ciudad se encuentra el mercadillo ind√≠gena semanal que se celebra al aire libre, y donde los nativos venden sus art√≠culos de fabricaci√≥n manual en peque√Īos tenderetes.

Arte
La actual capital del Ecuador resume y compendia el brillante periodo de arte colonial desarrollado en esa Rep√ļblica, antigua Real Audiencia de Quito. Se calcula que un cuarto de la superficie de Quito est√° ocupada por edificios religiosos. La ciudad fue inscrita por la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas para la Educaci√≥n, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en la lista del Patrimonio Cultural Mundial en el a√Īo 1978.

Ya durante el periodo prehisp√°nico esta ciudad fue uno de los focos de irradiaci√≥n art√≠stica, y este papel lo continu√≥ durante el periodo hisp√°nico. La vida art√≠stica tuvo un feliz comienzo bajo la direcci√≥n de los franciscanos flamencos fray Pedro Gosseal y fray Jodoco Ricke, que fundaron el primer colegio de artes en Am√©rica del Sur. El gremio art√≠stico se increment√≥ con los maestros y oficiales espa√Īoles que se fueron estableciendo en el s. XVI. El hecho de hallarse documentado un tal ¬ęJacome flamenco¬Ľ ha hecho pensar que entre los primeros europeos se encontraran algunos flamencos, sin duda llamados por los frailes citados, pues al parecer fray Jodoco era pariente de Carlos V y ser√≠a hombre de prestigio e influencia.

Gótico, mudéjar y plateresco
De los estilos procedentes del legado medieval, el gótico apenas dejó huella y son contados los restos que se pueden citar. El ejemplo más evidente es un tramo de la iglesia de San Agustín cubierto con bóveda de crucería; los tramos restantes también debieron de ser góticos, pero seguramente cayeron bajo la acción de los frecuentes seísmos. Arcos apuntados hay en Santo Domingo, San Francisco y la catedral; ellos quizá se expliquen mejor por formar parte del conglomerado mudéjar que por una eficaz influencia gótica.

Dentro del s. XVI es m√°s importante el legado mud√©jar, manifiesto en la techumbre de cedro que cubri√≥ el templo de San Francisco hasta que el terremoto de 1755 la desbarat√≥, aunque se salv√≥ la correspondiente al crucero y a un tramo del coro; la primera es un alfarje de planta ochavada, decorada de su base con 48 im√°genes en bajorrelieve, peculiaridad que recuerda precedentes espa√Īoles de la Edad Media; la composici√≥n de los alfarjes del harneruelo tanto en el crucero como en el coro muestra soluciones semejantes a las realizadas por aquellos a√Īos en Tunja.

El pujante mudejarismo se manifest√≥ en el claustro principal de San Francisco (1573-1581); ya que los arcos est√°n encuadrados por unos listeles que hacen a manera de alfices, siguiendo en ello una modalidad del mud√©jar hispalense. Este arte fue realizado por maestros y artesanos; Francisco de Becerra es el √ļnico arquitecto conocido de nombre y prestigio que pas√≥ por la ciudad a fines del s. XVI; √©l dise√Ī√≥ las plantas de Santo Domingo y San Agust√≠n, pero en 1582 se march√≥ a Lima y no sabemos con exactitud si sus trazas fueron respetadas.

Escasa es la aportaci√≥n del plateresco o primera fase del Renacimiento espa√Īol, que se muestra por medio de los caracter√≠sticos grutescos en varias portadas y ventanas. Este repertorio ornamental es muy sencillo: rosetas, cabezas de querubines, cr√°neos, guirnaldas y algunos ejemplares de columnas abalaustradas; dado su escaso inter√©s estil√≠stico no dan pie para establecer relaciones art√≠sticas.

El manierismo
El manierismo fue un estilo que tuvo en Quito una gran influencia; ciudad de herencia artesanal, fue campo adecuado para el desarrollo de la psicolog√≠a manierista. Los principales monumentos arquitect√≥nicos est√°n tocados del nuevo estilo; el m√°s impresionante es la portada de la iglesia de San Francisco, que debi√≥ hallarse terminada en 1581; la huella de Serlio queda patente en las columnas divididas por bandas de r√ļstica, fen√≥meno √©ste del manierismo que fue muy frecuente en Jacopo Vignola y Amanatti; en la misma portada se encuentra un friso convexo, rasgo que procede del repertorio de Andrea Palladio, al que gust√≥ por su artificio, ya que el manierismo, siempre ansioso de la novedad, hu√≠a de la vulgaridad de las l√≠neas r√≠gidas y buscaba los contornos imprevistos.

Iglesia y Convento de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs de Quito

La iglesia y convento de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs de Quito es una complejo clerical cat√≥lico ubicado en la esquina formada por las calles Garc√≠a Moreno y Sucre, en el centro hist√≥rico de la ciudad de Quito. La portada de su templo mayor, labrada totalmente en piedra volc√°nica, est√° considerada como una de las m√°s importantes expresiones de la arquitectura barroca en el continente americano y del mundo.

El convento franciscano de Quito fue el principal centro manierista de la ciudad, por ello no es de extra√Īar que en el mobiliario eclesi√°stico se encuentren numerosos detalles decorativos de este estilo; as√≠, en los armarios de la sacrist√≠a y en el p√ļlpito hay unos est√≠pites animados que se relacionan con lo italiano y con la escuela francesa de Lyon. En el museo del convento de Santo Domingo hay otros est√≠pites, masculinos y femeninos que podr√≠an derivan de grabados de Vredeman de Vries, atestiguando una influencia flamenca.

El manierismo italiano determin√≥ la creaci√≥n de tres portadas del Colegio de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs (una de las cuales ha desaparecido). Otra de las m√°s expresivas obras del manierismo en Quito es la portada de la iglesia del Carmen Moderno (1734-1745), y ello es m√°s interesante porque ya entonces el barroco dominaba por doquiera; sobre las pilastras interiores se desarrolla el fen√≥meno de la doble funci√≥n, que produce el efecto de lo inestable, con ello queda diferenciada claramente tanto de la est√°tica renacentista como del dinamismo barroco.

Italianismo y mudejarismo en el s. XVII
La arquitectura quite√Īa del s. XVII se caracteriza por su fuerte influjo italiano; a este hecho contribuyeron dos causas: la presencia de artistas de aquel pa√≠s y la circulaci√≥n de los tratados. El primer hito manifiesto de este italianismo es la escalinata de la iglesia de San Francisco, realizada a fines del s. XVI; como han mostrado los Mesa, se sigui√≥ el dise√Īo de Bramante para el Belvedere de Roma; en este caso, el veh√≠culo fue la obra de Serlio: Tercero y cuarto libro de arquitectura, traducida por Francisco de Villalpando en Toledo, en 1552, y reimpresa en 1563 y 1573; en ella aparece el modelo de la planta, un corte y perspectiva de la famosa escalera bramantesca.

Miguel √Āngel dej√≥ su huella en el Colegio de la Compa√Ī√≠a de Quito, ya que se copi√≥ en una de sus portadas la que hizo el Buonarrotti para la Villa Grimani de las afueras de Roma; en este caso, sirvi√≥ la traducci√≥n castellana del tratado de Jacopo Vignola, publicada por Eugenio Cax√©s en 1593. Este modelo gust√≥ tanto que, en el mismo s. XVII, se hizo otra copia para la portada de la iglesia de San Juan, en Pasto, ciudad del sur de Colombia, pero sometida al influjo quite√Īo.

El artista que m√°s influencia ejerci√≥ con sus modelos ornamentales fue Serlio, seg√ļn se ve en el sotocoro de San Francisco, en la primera mitad del s. XVII, ya que est√° decorado con florones dentro de c√≠rculos, inscritos en otros de mayor di√°metro. El modelo de Serlio a base de oct√≥gonos y cruces lo utiliz√≥ el escultor Guillachamin, en 1653, para decorar los techos de las galer√≠as bajas del claustro de la Merced. Otros modelos decorativos de Serlio fueron utilizados por el lego fray Antonio Rodr√≠guez, en la segunda mitad del XVII, en la decoraci√≥n del intrad√≥s de las b√≥vedas del santuario de Gu√°pulo. Un √ļltimo eco de la influencia del tratadista bolo√Ī√©s, por medio de sus expresivas portadas, parece sentirse en la portada de la capilla Villasis del convento franciscano.

Jacopo Vignola, el otro tratadista italiano, fue muy tenido en cuenta, seg√ļn se ve en la portada de la porter√≠a del convento de San Francisco, que copia casi exactamente la del palacio de la Caprarola. Otros modelos italianos se ven claramente en la puerta de la sacrist√≠a de la citada capilla de Villasis, en la que intervino el lego fray Antonio Rodr√≠guez en 1659.

De todos los monumentos quite√Īos, uno de los que muestra mayores influencias italianas es el opus magnum de la iglesia de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs, cuya planta es tan parecida a la de la iglesia romana de San Ignacio que se lleg√≥ a pensar que fuera copia, pero la verdad es que antes de que Domenico Zampieri dise√Īara los planos del templo romano, la iglesia quite√Īa estaba en construcci√≥n. El primer arquitecto documentado fue el hermano Gil de Madrigal, que acab√≥ el crucero en 1634, pero se ignora si fue el autor de los planos.

Frente a los purismos italianizantes en las obras quite√Īas del s. XVII, contrastan los mudejarismos, ya arraigados en Quito durante el siglo anterior; la estructura italiana de la iglesia de la Compa√Ī√≠a fue decorada interiormente con aplicaciones de estuco que evocan composiciones moriscas, aunque diferentes de las que pudieran hallarse en tratados como el de L√≥pez de Arenas. Estas decoraciones cubren todos los elementos estructurales para producir el caracter√≠stico horror vacui.

El mudejarismo de raigambre hispalense, ya observado en el claustro de San Francisco durante el s. XVI, se muestra en los claustros de San Diego y de Santo Domingo, subrayado por el hecho de usar pilares ochavados en lugar de columnas. Como claustro original puede mencionarse el de San Agust√≠n, en cuya galer√≠a superior hay arcos mayores y menores en alternancia, modalidad que fue imitada en Per√ļ. Las columnas tienen una notoriedad que merece ser comentada; se trata del m√°s antiguo ejemplar de columna panzuda en piedra realizado en Hispanoam√©rica; este tipo de soporte tuvo su m√°s alta manifestaci√≥n en Venezuela durante el s. XVIII, pero no es barroco sino que se trata de una variante de la columna abalaustrada.

El historiador ecuatoriano Navarro fue el primero en darle nombre tan caracter√≠stico. No parece aceptable la teor√≠a de Moeller que pretendi√≥ explicarla como una estilizaci√≥n fitomorfa, as√≠ que vendr√≠a a ser una imitaci√≥n del tronco de ceiba o del charaguamo; Palm, con m√°s acierto, vio para el caso quite√Īo una derivaci√≥n flamenca, lo que se explicar√≠a por la tradici√≥n de este tipo que diera fray Jodoco Ricke.

El siglo XVIII
Durante el s. XVIII se continu√≥ en la arquitectura la corriente italianizante, que dej√≥ su mejor muestra en la imponente fachada del templo de la Compa√Ī√≠a; sus art√≠fices fueron el padre Leonardo Deubler, que empez√≥ su tarea en 1722, y la continu√≥ el hermano Venancio Gandolfi, que la termin√≥ en 1765. Su esquema recuerda la fachada de los templos romanos del Ges√Ļ y de San Ignacio; de sus elementos decorativos el m√°s llamativo son las columnas salom√≥nicas de fuste tripartito, relacionadas con las que dise√Ī√≥ Gian Lorenzo Bernini para el tabern√°culo de la bas√≠lica de San Pedro de Roma. La obra del templo jesu√≠tico produjo tal impacto que hasta en el mismo Quito se hizo una imitaci√≥n durante ese siglo, tal es la iglesia de la Merced (1701-1733). Los formalismos estil√≠sticos del barroco dieciochesco se manifiestan en las portadas de la arquitectura tanto civil como eclesi√°stica, sin que podamos dar ning√ļn ejemplo como excepcional.

La talla decorativa de retablos y otros muebles religiosos
El retablo en Quito es un cap√≠tulo importante, porque demuestra la pujanza y brillo de la artesan√≠a de esta ciudad. En su desarrollo confluyen dos corrientes: la espa√Īola y la italiana; el retablo m√°s importante del s. XVII es el mayor de San Francisco, que ya sufri√≥ una transformaci√≥n en 1713. En el s. XVIII triunf√≥ la columna salom√≥nica, que alcanz√≥ su mayor manifestaci√≥n en los retablos de la iglesia de la Compa√Ī√≠a, inspirados en la obra del jesuita italiano Andrea Pozzo.

Adem√°s del retablo, hay que considerar otros elementos eclesi√°sticos como p√ļlpitos, cancelas y tribunas, con numerosos elementos decorativos, que merecen un estudio. Son frecuentes los soportes antropomorfos derivados de prototipos manieristas y casi no existen est√≠pites; atenci√≥n especial merece un retablo de la iglesia del Hospital, cuyos soportes derivan del pilastr√≥n abalaustrado de Serlio; es el √ļnico ejemplar de este tipo conocido en la ciudad. Nada como estos muebles y elementos decorativos para admirar el virtuosismo y la t√©cnica de la talla en Quito; la de estilo barroco impresion√≥ fuertemente al artesanado de esta ciudad, de tal manera que se constituy√≥ en una constante, todav√≠a vigente.

Pintura y escultura
La pintura y la escultura estuvieron representadas en los siglos XVII y XVIII por grandes maestros, que dieron lugar a la conocida como Escuela quite√Īa. La escultura quite√Īa se relaciona con la espa√Īola, as√≠ que el material empleado es la madera. El influjo predominante fue el de Sevilla, aunque la policrom√≠a brillante era similar a la de los maestros castellanos de la √©poca de Pedro Berruguete. Esto √ļltimo quiz√° se explique porque el primer escultor de prestigio que trabaj√≥ en Quito fue el madrile√Īo Diego de Robles (1571), quien luego tuvo como colaborador al pintor y escultor Luis de Rivera. En los primeros a√Īos del s. XVII se sit√ļan las siller√≠as de San Francisco y de San Agust√≠n, con la decoraci√≥n geom√©trica caracter√≠stica del manierismo y unos bajorrelieves de mediano inter√©s art√≠stico, pero que son el antecedente de la obra del padre Carlos.

Por lo que respecta a la pintura, no conocemos nada de lo producido por la escuela fundada por los franciscanos flamencos; ello ser√≠a interesante para saber algo del nacimiento de la escuela quite√Īa. Entre los pintores espa√Īoles establecidos en Quito puede citarse a Miguel de Belalc√°zar, hijo del fundador de la ciudad; el m√°s afortunado fue Adri√°n S√°nchez Galque, del que se conserva un cuadro suyo; representa los retratos de la familia Arobe, obra interesante por su valor etnogr√°fico. Quite√Īo es fray Pedro Bed√≥n, que aprendi√≥ en Lima con Mateo P√©rez de Alesio; en sus numerosas obras se advierte su formaci√≥n romanista.

En el s. XVII, destacan Mateo Mex√≠a, el hermano Hernando de la Cruz, fray Domingo de Brieva y fray Tom√°s del Castillo, precedentes inmediatos de Miguel de Santiago y de Nicol√°s Javier de Gor√≠bar. Quito, la ciudad artesana por antonomasia, mantuvo en sus talleres una febril actividad, as√≠ que su producci√≥n fue copiosa hasta fines del periodo hisp√°nico. Esculturas y pinturas quite√Īas se exportaron a toda Am√©rica; cuando no, los viajeros y anticuarios completaron esta dispersi√≥n; sobre la difusi√≥n de lo quite√Īo es significativo el hecho documentado de que desde Guayaquil salieron en 1779-1787 m√°s de 200 cajones de cuadros e im√°genes.

Historia
En sus or√≠genes, Quito fue la capital de los indios quitus, de donde proviene su nombre. Posteriormente, fue invadida por Huayna C√°pac, que la convirti√≥ en la nueva capital del imperio inca. A su muerte, se la entreg√≥ a su hijo Atahualpa (1526), mientras que al hermano de √©ste, Hu√°scar, le dio Cuzco (Per√ļ).

La rivalidad entre ambos hermanos por la hegemon√≠a del imperio dio lugar a una cruenta guerra; al caer Atahualpa prisionero de los espa√Īoles (1526), Rumi√Īahui se hizo fuerte en la ciudad. Sin embargo, el 25-XII-1533 Sebasti√°n de Belalc√°zar la conquist√≥, y un a√Īo m√°s tarde, el mismo conquistador fund√≥ en Liribamba la villa de Santiago de Quito, aunque ese mismo a√Īo fue trasladada al antiguo Quito y recibi√≥ el nombre de San Francisco de Quito (6 de diciembre de 1534).

Sede episcopal (1544), dependi√≥ primero del virreinato del Per√ļ como capital de la gobernaci√≥n de su nombre (desde 1556), y m√°s adelante como sede de una Real Audiencia, creada por Felipe II de Espa√Īa en 1563.

Residencia de la aristocracia terrateniente de la sierra, la agricultura y la industria textil la enriquecieron, aunque a lo largo de los siglos XVII y XVIII sufrió varias epidemias de peste (1759) que redujeron su población, una de las más importantes de Hispanoamérica.

Entre 1710 y 1722, y desde 1739, la audiencia de Quito estuvo incorporada al virreinato de Nueva Granada. En 1776 se cre√≥ la intendencia de Quito, cargo desempe√Īado por el presidente de la audiencia. En 1797 sufri√≥ las consecuencias de un terremoto.

Influida por la Ilustración, en 1809 surgió en Quito el primer brote independentista, dirigido por la aristocracia criolla, y fundamentalmente por la figura de Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo, uno de sus precursores.

Ese mismo a√Īo se instaur√≥ una Junta de Gobierno, pero tres a√Īos m√°s tarde fue invadida por los realistas, quienes la tomaron el 8 de noviembre de 1812. Los ecuatorianos, en el a√Īo 1820, firmaron en Guayaquil el acta de independencia y reanudaron la lucha. El general Antonio Jos√© de Sucre gan√≥ la batalla de Pichincha en 1822, con lo que quedaba sellada la independencia de Quito.

La Audiencia de Quito se incorpor√≥ a la Gran Colombia, de la que saldr√≠a al poco tiempo (1830), al triunfar la secesi√≥n y nacimiento de la Rep√ļblica del Ecuador. Quito fue declarada capital del nuevo Estado, y mantuvo su hegemon√≠a frente a Guayaquil. Las divergencias entre estas ciudades estuvieron motivadas por la posici√≥n conservadora de Quito, frente a la liberal de Guayaquil.

Las revoluciones liberales de 1845 y 1895 colocaron a Guayaquil a la cabeza, pero Quito sigui√≥ siendo la capital. La aparici√≥n de un movimiento obrero importante en 1919 no logr√≥ reducir el poder de la aristocracia quite√Īa. Y todav√≠a en 1925, un levantamiento militar en Quito tuvo como trasfondo la rivalidad con Guayaquil. A partir de estos acontecimientos se reactiv√≥ la vida econ√≥mica y social quite√Īa.

Archidiócesis de Quito
El obispado de Quito, elevado a archidi√≥cesis en 1848 (Archidi√≥cesis quitensis), siempre ha sido de hecho la sede primada del Ecuador ‚ÄĒen m√°s de dos siglos la √ļnica‚ÄĒ y alma de la historia eclesi√°stica nacional. La ciudad de San Francisco de Quito fue elegida por el emperador Carlos V como capital de una de las primeras di√≥cesis en la costa del oc√©ano Pac√≠fico. Paulo III la erigi√≥ por bula del 8-I-1545, ejecutada el 13-IV-1546. Los l√≠mites dispuestos por el patrono real y recogidos en la bula abarcaban al N. y al S. territorios actualmente colombianos y peruanos. La frontera oriental quedaba abierta hasta donde se descubriere. En virtud de esta cl√°usula, la jurisdicci√≥n del obispado alcanz√≥ hasta el coraz√≥n de la hoya amaz√≥nica, donde vastas extensiones estaban enteramente a cargo de los misioneros.

Si se prescinde de la compleja historia de los territorios de misión hasta su situación actual y de la segregación por razones políticas de la provincia colombiana de Pasto, quedan motivos de estricta conveniencia pastoral como determinantes de las sucesivas desmembraciones.

√Čstas se sit√ļan en tres momentos hist√≥ricos precisos: colonial el primero, separ√°ndose la di√≥cesis de Cuenca en 1786; el segundo, de reforma eclesi√°stica en el periodo republicano, cuando a instancias del presidente Gabriel Garc√≠a Moreno, P√≠o IX erigi√≥ en 1862 las di√≥cesis de Ibarra al N. y de Riobamba al S.; moderno el tercero, a impulsos de la conveniencia de hacer coincidir las demarcaciones eclesi√°sticas con las provincias civiles, lo cual origina las di√≥cesis de Ambato (1948), Guaranda (1957), Latacunga (1964) y Tulc√°n (1965). Con ello, la di√≥cesis de Quito se circunscribe a la provincia de Pichincha, con m√°s de 3 millones de almas, bautizadas todas en rito cat√≥lico, a excepci√≥n de escasos millares.

El Siglo de Oro fue un periodo de gran energ√≠a creadora (ss. XVI-XVII). La evangelizaci√≥n se realiz√≥ de modo intenso y abnegado; las cr√≥nicas hablan de jornadas en que los obispos administraban 15.000 confirmaciones. Bajo la direcci√≥n de los dos primeros prelados, Garc√≠ D√≠az de Arias y fray Pedro de la Pe√Īa, el clero secular y regular hab√≠a establecido, en 1580, 136 doctrinas para indios, adem√°s de parroquias rurales y urbanas en villas y ciudades. La presencia de la Iglesia cat√≥lica, en el complejo juego de factores geogr√°ficos y pol√≠ticos, econ√≥micos y sociales, alcanz√≥ a fijar una situaci√≥n todo lo buena que la √©poca pod√≠a permitir.

Simult√°neamente se alzaban la catedral y los templos quite√Īos, suntuosos y art√≠sticos; se abr√≠an escuelas y universidades, se formaban bibliotecas, se suced√≠an las fundaciones de conventos para religiosos y religiosas. En ellos, la fiel observancia cuajaba en frutos de santidad que atrajeron muchas almas; a mediados del s. XVII hab√≠a en Quito unos 400 sacerdotes religiosos para un total de 30.000 habitantes. La espiritualidad conventual fue el aliento de la virgen Santa Mariana de Jes√ļs. De ese tiempo datan tambi√©n las arraigadas devociones populares a la Eucarist√≠a y a la Sant√≠sima Virgen en varias advocaciones (la Presentaci√≥n del Quinche, Virgen de Gu√°pulo, etc√©tera).

Grandes prelados de recuerdo unido a las guerras de la Independencia son monse√Īor Cuero y Caicedo y monse√Īor Lasso de la Vega. Al primero correspondi√≥ orientar con prudente esp√≠ritu sacerdotal la rebeld√≠a iniciada en 1809; al segundo, el arreglo de las relaciones directas con la Santa Sede y la pacificaci√≥n interna.

De la treintena de arzobispos que ha conocido Quito, monse√Īor Yerovi tuvo fama de santidad y est√° en marcha su proceso de beatificaci√≥n; monse√Īor Checa y Barba, pastor bueno y seguro en una √©poca dif√≠cil, muri√≥ envenenado en la misa del Viernes Santo (1877) por ars√©nico depositado en el vino de celebrar. Federico Gonz√°lez Su√°rez fue un pol√≠grafo de gran valer cient√≠fico y jug√≥ destacado papel durante la revoluci√≥n liberal iniciada en 1895. Su magisterio trat√≥ de evitar los enfrentamientos armados ‚ÄĒcondenados de antemano al fracaso de los grupos cat√≥licos‚ÄĒ auspiciando el respeto a la autoridad constituida. Atac√≥ los postulados doctrinales del liberalismo. Al mismo tiempo defendi√≥ la libertad de los fieles cristianos para un pluralismo en las opciones pol√≠ticas, negando la representaci√≥n oficial de la Iglesia cat√≥lica a todo grupo partidista.

Quito es actualmente sede de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y cabeza de provincia de seis diócesis (Ambato, Guaranda, Ibarra, Latacunga, Riobamba y Tulcán). Se fundó una Universidad Católica en 1946 y fue canónicamente erigida en 1954. Tiene varias facultades, así como escuelas e institutos.

Datos de San Francisco de Quito
Capital de Ecuador
Himno: Himno de Quito
Otros nombres: Carita de Dios, Mitad del Mundo, El Alma del Mundo, Luz de América.

San Francisco de Quito

Entidad
‚ÄĘ Pa√≠s Capital
Bandera de Ecuador Ecuador
Fundación

Distrito Metropolitano

6 de diciembre de 1534, por Sebasti√°n de Belalc√°zar.
Superficie
‚ÄĘ Total
352 (Urbana) km²
4 183 (Metropolitana) km²
Población
‚ÄĘ Total Puesto 2¬ļ
2.735.987 hab. (2019) 3
Gentilicio quite√Īos

Autor: Cambó

Acuerdo con Colegio de Abogados

Hemos firmado un acuerdo con el Colegio de Abogados de La Rioja (Espa√Īa) para proveer de contenido a sus abogados, individualmente y en la propia sede del Colegio de Abogados. Si consideras que puede interesar a tu colegio profesional en Ecuador tener un acuerdo con Lawi, ¬Ņpuedes, por favor, pedirles que se pongan en contacto con nosotros?

Una Queja es un Regalo

Esta plataforma de derecho ecuatoriano y otros tiene cientos de miles de entradas, y repasamos peri√≥dicamente las m√°s populares. Por favor, si consideras que existe alg√ļn error o desactualizaci√≥n en las definiciones, o que falta claridad o contenido suficiente, ¬Ņpodr√≠as quejarse en la parte de comentarios que est√° abajo en cada entrada?. Revisaremos cada queja sin dilaci√≥n.

Por supuesto, si quieres dejar cualquiera otra observación o recomendar la definición a un conocido, te lo agradeceremos enormemente.

1 comentario en ¬ęQuito¬Ľ

  1. Aparte de la Iglesia de la Compa√Īia de Jesus, dos monumentos que se guardaron en mi memoria de Quito fueron: Bas√≠lica del Voto Nacional (tambi√©n llamada de la Consagraci√≥n de Jes√ļs, o Bas√≠lica de San Juan, por el sector en el que est√° ubicada). Edificio religioso de estilo neog√≥tico del centro hist√≥rico de la ciudad de Quito.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.